91 858 62 41 info@aunance.es

La auditoría interna es una actividad independiente de aseguramiento y consulta, concebida para agregar valor y mejorar la gestión de una Organización. Ayuda a ésta a cumplir sus objetivos aportando un enfoque sistemático para evaluar y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, dirección y control.

Entre los principios que articulan la efectividad de la auditoría interna, destacan:

  1. Es independiente, es objetiva y está posicionada de forma apropiada dentro de las organizaciones.
  2. Se alinea con las estrategias, objetivos y riesgos de la organización.
  3. Se comunica de forma efectiva, proporciona aseguramiento y promueve la mejora continua de la organización.

El auditor interno desarrolla su cometido alineado con los objetivos de la Dirección y en coordinación con diferentes departamentos. Y, al mismo tiempo, puede y debe mantener una posición de independencia y objetividad. Esta independencia es posible porque el auditor interno no asume responsabilidades de gestión dentro de las Organizaciones.

Su trabajo está orientado a la identificación y seguimiento de los riesgos que afectan a la Organización y supervisa que los controles existentes sean los adecuados para mitigar estos riesgos, y que los procesos de gestión sean eficaces y eficientes.

El área de auditoria de una empresa tiene, por lo general una doble dependencia: depende del Comité de Auditoría u Órganos de Gobierno, y jerárquicamente lo hace del primer ejecutivo de la Organización. Con su trabajo, el auditor interno proporciona aseguramiento a los Órganos de Gobierno, al Comité de Auditoría y a la Alta Dirección sobre la eficacia del Sistema de Control Interno. Es un profesional que cuenta con un profundo conocimiento de la cultura de la entidad, de sus sistemas y procesos.